Fisioterapia y alimentación en la cirugía plástica

Por mucho tiempo, se creyó que la fisioterapia sólo se usaba para problemas en específico o, en caso de cuestiones quirúrgicas, sólo se utilizaba después de la cirugía para mejorar los resultados. Hoy en día, muchos profesionales apuestan por realizar ejercicios terapéuticos antes de un procedimiento quirúrgico. Esta acción se conoce como prehabilitación. Esto permite que los músculos y la piel en general estén preparada para el procedimiento que efectuará el cirujano plástico Tijuana o cualquier otro especialista.

Por otro lado, en el proceso previo y posterior a un tratamiento quirúrgico es importante que el paciente tome en cuenta que será necesario implementar una alimentación específica para que los alimentos consumidos sean los apropiados para el proceso de cicatrización y preparación.

¿En qué consiste el ejercicio de fisioterapia?

El objetivo principal de la prehabilitación es preparar al paciente para que esté en perfectas condiciones en el momento de la cirugía. Este tipo de movimiento también puede ser empleado en distintos tratamientos quirúrgicos, esto para mejorar la flexibilidad, la elasticidad, coordinación y la movilidad del cuerpo. Los ejercicios que se realizan son actividades que, aunque sencillas, son muy efectivas.

Es necesario que el cirujano le notifique al paciente sobre el estilo de vida a seguir antes y después del procedimiento, refiriéndose especialmente a la nutrición y al tipo de actividad física o fisioterapia que debe de efectuar. Esto porque muchas veces la persona no podrá realizar ciertas actividades o movimientos porque puede ser incómodo ya que la zona puede tener alguna inflamación que puede causar a la persona ciertas molestias.

Esta inflamación originada por la operación, debido a la manipulación de la zona, puede durar varias semanas; también puede presentar retención de líquidos por lo que será necesario un descanso; así como una alimentación adecuada.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia y una buena alimentación?

Si una persona se somete a ejercicios de fisioterapia antes de la cirugía, el paciente podrá ser menos propenso a desarrollar una trombosis. La principal complicación del trombo es que los coágulos pueden viajar por el torrente sanguíneo, causando que una de las vías se obstruya, y puede haber dificultades en el sistema circulatorio.

Los ejercicios de fisioterapia antes de la cirugía permiten que el movimiento de los huesos, músculos y ligamentos se recupere de forma más rápida. La fisioterapia, en combinación con una buena alimentación, permite que todo el cuerpo se encuentre en óptimas condiciones para que el proceso de sanación se lleve a cabo de forma correcta, siempre y cuando se sigan las recomendaciones del cirujano.

¿Cuándo es ideal empezar con las actividades de fisioterapia?

Se recomienda que estos ejercicios se realicen unas semanas antes de la operación, principalmente para que no haya tanto dolor en la recuperación. Las sesiones a realizar no deben ser complicadas porque no se trata de llevar el cuerpo al límite antes de la operación. Lo ideal es que el fisioterapeuta pueda asesorar a la persona para que junto pueda realizar las actividades apropiadas.

¿Qué alimentos se recomiendan para antes y después de una cirugía?

El consumo de frutas y verduras proporcionará al cuerpo la cantidad de vegetales y minerales que éste requiere, por lo que se recomienda comer vegetales verdes debido a su alto porcentaje de hierro. Una de las recomendaciones más importantes es la de beber líquidos, en este caso, agua; aunque puede parecer contradictorio beber agua si tenemos retención, el agua potable nos ayudará a eliminar toxinas y a mejorar el rendimiento de los intestinos y los riñones. En sí, la alimentación dependerá mucho de las indicaciones del profesional, pero siempre será bueno el consumo de alimentos ricos en nutrientes.